A veces las cosas no salen como uno quisiera, o en ocasiones no ocurren como las esperabas.
A veces las cosas que tanto anhelas llegan en los momentos que menos imaginabas.
A veces las horas que inviertes en algo o en alguien no te dan las respuestas que esperas en el momento que las esperas.
Las cosas que esperas llegarán cuando deban llegar, nunca decaigas porque no llegan, llegarán cuando menos lo esperas.
Recuerda que la belleza está en la imperfección, y verás la belleza en los ojos que aprendan a ver la belleza en tus imperfecciones.