Hoy fue un día muy estresante para mi persona. Una materia que inscribí me choca con otra, esto me molestó pues el día que me inscribí en el sistema habían otros horarios, y en los nuevos choca.
En la mañana todos los planes cambiaron, la clase de las 8:00 a.m. ya no era a las 8:00 a.m. si no a las 10:00 a.m. Mi mamá me llamó a las 12:30 p.m. para que le ayudara a resolver un problema que estaba ella teniendo con la remodelación de la cocina (problema geométrico), mi novia fue excluida a última hora de un trabajo de la universidad (por problemas personales de dos integrantes en contra de ella), eso sumado a una reunión con un profesor en la facultad, hasta que me saturé y dije: ¡ Hoy no me va a dar tiempo de terminar mis cosas!
Luego de salir al medio día de clases (y haber pautado la reunión con mi madre a las 4:00 p.m.), estaba yo por la entrada de mi facultad y ví una persona adulta ( ~50 años) hablando a varios conocidos (estudiantes de física) congregados en una especie de semi círculo. Al ver la rareza del asunto decidí integrarme con ellos y casualmente llegué cundo dicha persona decía lo siguiente:
” Me molesta que ustedes, jóvenes, el futuro, estén siempre divulgando que no tienen tiempo de hacer nada. Les voy a contar mi historia, yo era un vendedor de perros calientes (esto se refiere a persona que vende hamburguesas, hot dogs y comida rápida en general en la calle de manera ambulante), y una vez un cliente al ver que yo realizaba cuentas con agilidad me dijo que por qué no me ponía a estudiar.”
” Lo pensé y me dije: por qué no. Y comencé a estudiar física. Logré graduarme, y en estos momentos hago mi post grado, del cual las primeras materias las eximí con 20 puntos, además comencé a estudiar matemática pura y en las equivalencias he quedado por el 5º semestre. En matemáticas llevo promedio de 19 puntos. El puesto de perros calientes lo dejé, y en su defecto estoy vendiendo aceites para automóviles en las noches. Dentro de un mes viajaré a México porque me invitaron a dar una conferencia”
Luego de escuchar esto, y quedar en realidad anonadado le pregunté que cómo hacía para distribuir su tiempo y nos comentó:
*” Señores el día tiene 24 horas, si se organizan bien el día es suficiente. Además les voy a comentar que llegar al éxito es algo muy fácil. Sabemos que existen personas que trabajan dentro del promedio lo único que tienen que hacer es tratar de dar un poquito más de lo que dan los del promedio y atreverse.”

  • Nuevamente quedé fascinado y anonadado, símplemente no vuelvo a decir que no tengo tiempo para hacer las cosas. ¿ No será más bien que no lo estoy aprovechando como debiera?, no sería mejor que andar quejándose ¿ utilizar ese tiempo para fines provechosos?, definitivamente no hay excusas… Siempre hay tiempo…