Te amo y sé que lo sabes
Te deseo y no es un secreto entre los dos,
Y dime, ¿qué más quieres?
Eres en el día lo primero y lo último que pienso,
Dime, ¿qué más quieres?…
Quisiera tocarte la piel,
Quisiera sentir a cada instante que me perteneces,
Y es que tú eres el pedacito de carne,
El pedacito de carne que me prometieron en este mundo…
Llegaste cuando yo pensaba que no iba a llegar nadie,
Te llegaste a ir en el momento en que pensaba yo que eras más mía…
Eres como estrella titilante, vas y vienes…
Mi más grande miedo, perderte…
Y yo se que lo sabes,
Pero más grande aún es el miedo de que algo te pase…
Que me dañen y me maten mil veces,
Pero que a ti no te pase nada…
Recuerda que eres mi dulce princesa,
Y como tal deberás portarte,
Recuerda que para una princesa hasta la seda es áspera,
Recuerda que una princesa viste como tal,
Recuerda que debes verte inalcanzable
Recuerda que eres mi dulce princesa…
Muammar.
23 de junio de 2004.
12:47 p.m.