El atreverse no es algo fácil. A veces el miedo al desprecio o a hacer lo incorrecto invade los sentidos. Por otro lado las cosas más estúpidas que uno hace son aquellas que ni siquiera trata (Tomando en cuenta el hecho de no hacerle daño a nadie con este atrevimiento que se lleva a cabo, y no renunciar a lo que a uno le corresponde).
De alguna manera se pierde algo y se gana al mismo tiempo, pero es estúpido también no seguir las corazonadas. Si no se tiene esperanza, ¿qué sentido tiene vivir?. Siempre lo diré, yo sigo a mis sueños así esto signifique algo como perseguir el viento.
Al atreverse, también viene la tranquilidad de saber que al menos lo intentaste. Y el hecho de atreverse por saber que algo realmente bueno podría pasar me parece importante. Me he atrevido y no se si eso es importante para tí, si eso vale de algo, si leerás esto algún día.
Me he atrevido por el aliento de aquellos que me aprecian, que creen en mi. Me he atrevido porque creo en tí, así esto que escribo nunca lo leas o lo sepas. Al menos lo intenté porque creo en tí y eso además de angustiarme al mismo tiempo me tranquiliza…
Gracias por existir, y enseñarme.