A 18 días de cumplir los 24 años me he dado cuenta de que muchas de las cosas en que creía no existen. Al menos me queda la tranquilidad de que me costó 24 años entenderlo y no una maldita vida completa.
Bueno, hay que seguir viviendo…