Ella: Nada ha pasado. Descansa.
Yo: Nunca hay descanso…