El sabio conoce sus limitaciones mientras que el hombre común cree que no tiene limitaciones.