Hoy me ha salido una gran duda. O quizás una gran enseñanza ya de verdad no lo se. Pero como me cuesta aceptarlo, o digamos que lo acepto pero me da miedo hacerlo público, dejo la siguiente pregunta:
Será posible conocer alguien puro en espíritu pero no puro en cuerpo?