Una vez en este mismo blog escribí una entrada acerca de que todo cambia. Ahora escribo esta, no se si será corta o larga, pero lo cierto es que como todo cambia, todo muere también.
Algo en mí ha muerto ayer un poco. Concluyo: todo muere.