Hoy fui al Banesco ubicado en la Av. Bella Vista con 5 de Julio aquí en Maracaibo. Haciendo la cola para que abrieran el banco, porque llegué a las 8 am y abrían a las 8:30 am, un auto lujoso (Ford Fusion) se estaba estacionando en el puesto para personas discapacitadas. El dueño del automóvil tuvo que mover su carro hacia delante y hacia atrás muchas veces para cuadrarlo. Como esto es Maracaibo, entonces la gente empezó a hacer comentarios como:

“Verga me vas a enseñar a manejar”.
” Si le dan una gandola no pudiera cruzar”.

Este tipo de comentarios es de lo más normal aquí en mi ciudad, pero hubo uno en especial que me llamó la atención. Dicho comentario era de un señor que estaba en frente de mi en la cola. He aquí su comentario:

“Este tipo está estacionando en un puesto reservado para discapacitados. Así sea el dueño del banco no debería estacionar ahí. Pero si esto fuera Estados Unidos, te aseguro que no lo dejan estacionar ahí”.

A lo que el dueño del carró termino de cuadrarse bien en el puesto, y se baja. ¡Sorpresa!, el señor tenía un problema de discapacidad, y fuerte. Algunas de las cosas que se pueden notar en los comentarios son:
1) La gente dice muchas cosas sin antes estar segura de lo que dice.
2) Qué de mal gusto el comentario de que en Estados Unidos tal cosa no hubiera pasado. Es increíble como la gente ama tanto ese país en vez de amar el suyo.
Tal vez ese es el problema más grande que tenemos en latino-américa. La gente ama más a los países extranjeros que al suyo. ¿Podremos algún día progresar con este tipo de pensamiento?