Los tiempos han cambiado; eso dicen (o eso creemos). Las relaciones de hoy en día siguen siendo igual de complicadas en ámbitos territoriales, bélicos, de trabajo, amorosos a pesar de vivir en un mundo que decimos ser “sofisticado”. La verdad es que yo no creo que hemos cambiado tanto nuestra naturaleza ni tampoco que vivimos en un mundo tan sofisticado después de todo.
Si vamos al plano de lo territorial, hemos creado más fronteras que nunca. El humano tiende a dividirlo todo, y tenemos nuestras razones. Nos gusta clasificar, nos gustan las clases. Nos gusta sentirnos parte de grupos y distinguirnos de los demás. ¿En qué ha cambiado esto?
En el plano bélico, las batallas de hoy en día son libradas por razones mucho menos convincentes que antes. Con esto no estoy justificando atrocidades llevadas a cabo antes de nuestros tiempos. Pero parece una regla general de nuestra era de la sofisticación que una guerra que no envuelva inocentes no es guerra. ¿En qué ha cambiado o mejorado esto?
En el plano del trabajo, los empleadores no son más que personas que te someten en el mundo de la esclavitud. Somos esclavos de un sistema basado en la deuda (ver <a href=”http://video.google.com/videoplay?docid=-7619379823675726232&ei=v1odSuj4CojWqQLH7uCuBA&q=zeitgeist+the+movie” target=blank” title=”Zeitgeist”>Zeitgeist</a>). Toda la vida le deberemos dinero a alguien. ¿En qué ha cambiado esto?
En el plano del amor, muchas personas se acuestan con muchas personas. Otras se juntan por una necesidad carnal, otros lo hacen para hacerle daño a sus semejantes, sigue existiendo el engaño justificado, la deslealtad… ¿En qué mierda ha mejorado esto?
Veo que los hombres somos todavía animales en el fondo, animales con necesidades básicas. Animales muy territoriales, discriminadores y clasistas. Hemos mejorado en algunas cosas pero otras más siguen siendo lo mismo que eran. Es nuestra naturaleza…