Hace más de un año que comencé con esta aventura de hacer una maestría relacionada a eso que me gusta tanto, la química cuántica. Luego de mudarme de mi país (Venezuela) a Francia, he vivido momentos bastante fuertes, llenos de estrés, divertidos e inolvidables al mismo tiempo. Estudiar en universidades del primer mundo definitivamente no es en nada parecido a estudiar en universidades de Latino América. Pero bien, el motivo de este post no es ese, es simplemente comentar que comienzo el segundo año de la maestría.

El viérnes 09/09 llegué a Valencia para comenzar con la segunda parte de este gran paso que decidí dar. Valencia es una ciudad bastante moderna, si es comparada con Toulouse en donde ya he vivido un año. Me encuentro en la residencia estudiantil Damià Bonet (bastante agradable por cierto). Estaré viviendo un mes por aquí para hacer un curso intensivo internacional en la Universitat de València. Los tópicos a abarcar son bastante amplios. Iremos desde la mecánica molecular, pasando por técnicas avanzadas computacionales, estados excitados, hasta modelización  de sistemas biológicos. Veremos que pasa en todo esto.

Por los momentos, me siento bastante contento de tener la oportunidad de tomar todos estos cursos y de haber completado mi primer año de maestría. Seguiré el camino…