Me estoy formando para ser científico, porque me gusta mucho la investigación. Sin embargo, en lo personal, no me agrada comportarme como científico todo el tiempo. Siempre es bueno dejarse un espacio para disfrutar la vida sin complicaciones.  Cuando estoy en mi casa, o fuera del laboratorio, me importa un pedo si algo es muy lógico o no. Y es que debo aceptar que a veces los que estudiamos ciencias podemos ser un pain in the ass.

El grado de odiosidad varía de persona a persona, aquí doy 10 razones de por qué podemos ser un verdadero dolor de culo.

  1. Siempre creemos tener la razón.

No importa de qué se esté conversando, siempre creemos tener la razón. Cosa que es poco probable. Si hablamos con alguna persona de otra carrera, podemos llegar a tratar de argumentar en contra de lo que dicen. Para mi, creo que los ingenieros son los que presentan este comportamiento más acentuado. A mi me da un PITA hablar con un ingeniero. No les soporto a veces. Si bien con sus carreras resuelven muchos problemas, a veces no tienen ni la mínima idea de lo que dicen cuando incursionan en otros mundos.

  1. Cuidado al usar comparaciones.

Sí, siempre hay que ser cuidadoso con las comparaciones. Pero un hotel y una residencia estudiantil tienen algo en común. Son espacios donde viven personas que no son dueñas de la propiedad que habitan, y que por ende, deben apegarse a las reglas que estén establecidas. Es muy normal que en medio de una conversación o discusión de la vida cotidiana salga alguno diciendo que la comparación no va a lugar. Fuck you!

  1. Todo debe ser analizado profundamente.

Keep it simple man!

  1. Todo debe tener lógica.

Pues no, hay cosas que en la vida suceden y no tienen lógica, pero igual suceden. ¿Y?

  1. Sobre la existencia de Dios.

Let it be. Si alguien cree en Dios está bien, si no, está bien también.

  1. Sobre el Principio de Mínima Acción.

Es muy común que siempre haya una discusión para ver quién consigue el camino más corto para llegar a un lugar. Es increíble todo el tiempo que se pierde en analizar cuál es la vía más corta para llegar, por ejemplo,  al puto super mercado que está a dos cuadras. Obviamente, si se está apresurado para llegar a tiempo a alguna cita, reunión, está más que perfecto. Pero si sales de turista, ¿A quien le interesa esto? Keep it simple man!

  1. Explicar todo.

Oh, mira, esta roca está flotando. Siempre sale alguien: oh sí, es una roca pómez y está llena de aire y por eso flota. who the fuck asked you man? keep it simple!

  1. Lo que yo hago.

Siempre lo que yo hago es más interesante que lo que tú haces. ¿Seguro?

  1. Habilidades sociales.

Muchos tenemos una habilidad para socializar no muy alta, aunque debo aceptar que en el caso de los científicos españoles esto no aplica. Sin embargo, he estado en reuniones de físicoquímicos teóricos y básicamente nos quedamos todos parados mirándonos a la cara sin hablar y moviendo la cabeza haciendo un ligero movimiento como de afirmaciones. LOL.

  1. Tecnicismo.

A veces podemos hablar con mucho tecnicismo. Básicamente, a la gente le gusta que se le hable claro, y nuestros tecnicismos pueden ser muy chocantes para algunos y bastante oscuros. Por ejemplo:

¿Por qué las manzanas se tornan marrón?

Porque contienen una enzima llamada polifenol oxidasa que al entrar en contacto con las moléculas de oxígeno del aire genera una oxidación de polifenoles y daño de las células de la fruta, y este proceso trae como consecuencia la aparición de una capa marrón en la superficie de la manzana. (Sin vaselina).

Sí, una persona que le guste la ciencia debe pensar y hablar así. Pero sería bueno controlarlo. Keep it simple!