Creo que este post es justo y necesario. Vamos a comenzar a delimitar un poco las cosas. En primer lugar, creo que nadie es perfecto y que por ende, nadie en teoría puede seguir una línea en un 100% . En mi caso, soy usuario de Software Libre, pero también de una de las plataformas más cerradas que existen. En mi día a día utilizo Debian (y contribuyo con el Proyecto en mi tiempo libre), pero también me doy una pasada por Mac OS X. Tengo una Macbook pro y un iPhone, y si en este momento has llegado a pensar que este hecho me vuelve un Macfan, más que alguien que conoce las limitaciones de cada mundo, entonces lastimosamente eres un ente nocivo para la comunidad del software libre y en mi humilde opinión deberías comenzar a replantearte que cada quien es libre de usar lo que quiera, y mucho más, queda muy justificado si cada persona sabe lo que está utilizando y por qué.

Si la memoria no me falla, utilizo Linux desde el año 2003. Ya han pasado 8 años, todavía sigo siendo reciente en mi opinión, pero no tanto como una persona que haya comenzado a utilizar Linux en 2009, lógicamente. Cuando aterricé en este mundo donde se lucha por una causa (que todavía sigue viva, pero que se está peleando malamente para alcanzar) todo me parecía muy excitante y revolucionario. Sin embargo, existía ese pequeño grupo de personas que no te daban una muy buena acogida. La mayoría de personas de ese pequeño grupo eran veteranos, y otros simplemente unos fanáticos. En mis adentros, siempre pensé que ellos eran nocivos y que más que puritanos, eran meramente fanáticos estúpidos. Así que siempre los evité.

A lo largo de estos 8 años he visto muchas cosas. Dunk-tank en debian, a Mark Shuttleworth tratando de llevarse debian developers para canonical en los debconf, distribuciones que como vienen se van, bugs que me han dejado sin acceso a la máquina, etc. Pero también vi cómo el pequeño grupo de fanáticos, empezaba a contagiar a los demás (incluso a mi). En el 2009, decidí leer más entre líneas, y dije: hasta aquí dejo de ser un fanático y me convertiré (en la medida de lo posible) en un usuario más analítico que emotivo. No se si para algunos sea aún novedad, pero cuando las personas se dejan llevar por las emociones, o cuando luchan por algo solo porque otro lo hace, las cosas no se hacen como debieran. ¿Qué me motiva a escribir este pedazo de texto? Pues esto:

http://www.geekets.com/2011/10/samsung-galaxy-s-mejor-que-iphone-4/

 

Yo no me considero un experto de nada, pero vamos a analizar este post un poco en detalle. El primer error fundamental, o digamos, la primera frase inapropiada es utilizar el comparador “mejor que”. ¿Por qué? Simplemente porque todos tienen distintas necesidades y porque “mejor que” puede ser demasiado difuso ya que lo que es mejor para mi tal vez sea una mierda para ti.

En la sección de pantallas de dicho post, se asume que todos buscan una pantalla amplia, cosa que es falso. El autor asume que las pantallas amplias son lo mejor (que en mi opinión estoy de acuerdo en que son muy útiles) pero no a todo el mundo les gusta las pantallas grandes.

Esta aseveración es un tanto imprecisa también:

El Samsung Galaxy S sigue siendo mejor al iPhone 4?

A lo que yo me hago las siguientes preguntas:

1) ¿Dónde hay números que soporten esto?

2) Si hubo una encuesta, ¿Quién la llevó a cabo?

3) ¿Qué tan heterogénea fue la población que llevó a cabo la encuesta?

Antes de retomar el punto principal, estoy de acuerdo en que utilizar por ejemplo un iPhone es algo muy cerrado (aunque ahora lo dudo un poco), y que incluso la gente de Apple llevaba un tracking de tu posición, pero vamos que Google también hará/hace lo mismo. Es ingénuo pensar que no nos registran. Eso es como creer que hay privacidad en la internet. Y queda muy claro que el autor de este post abre la puerta a la controversia con las preguntas abiertas y afirmaciones que parecen salir axiomáticamente.

Ahora sí, retomando el tema principal, en mi humilde opinión pienso que debemos cambiar un poco la forma en que estamos defendiendo nuestra causa de promover el uso de software libre. Hay que comprender que la libertad de la gente está en la elección. Conozco muchas personas que todavía siguen trabajando en enseñar Linux en conferencias, y eventos y tienen una perspectiva distinta y lo hacen correctamente aunque también he visto otros que simplemente han caído en el mismo nivel de los que defienden plataformas cerradas, el fanatismo. El fanatismo daña porque nubla la mente, y no deja ver más allá de las narices. Para dar una opinión de algo, no solo hay que leer acerca de ello, hace falta utilizarlo también (a nivel de software hablo aquí, porque si habláramos de drogas estuviera yo incitando a probarlas y no quiero ni por nada que esto se interprete así, ¿no creen?). En mi experiencia he podido convertir más personas al uso del software libre al dejarlas que [email protected] mismos me pregunten qué software utilizo, qué ofimática (LibreOffice), qué reproductor de audio (MPD + gmpc o mpc), que cuando intento forzarlos a ver que lo que utilizo yo es mejor que lo de ellos. Esa no es la manera. Este tipo de actitudes y otras que se observan en listas de correos, foros, tonos en blogs, desearle la muerte a personas,  creo que llevan nuestra causa al caño. Una de las razones por las que Ubuntu se ha popularizado tanto ha sido el hecho de que su comunidad es muy amigable. En mi opinión, no me gustaría que todas las comunidades fueran así porque Ubuntu así como tiene eso que es muy bueno (pero en exceso, y de allí el error), las consecuencias de ello también son notables (reportes de fallos kilométricos sin información relevante lo que hace más difícil a los desarrolladores conseguir cómo solucionar el error, duplicación de posts que preguntan lo mismo, preguntas muy muy muy básicas que son posibles de conseguir leyendo un poco en internet, etc).  Pero sin embargo, es lo que les caracteriza y lo que ha hecho que sean una de las plataformas más populares para el Desktop en Linux.

Yo solo espero que logremos conseguir la actitud y aptitud adecuada para seguir haciendo crecer el número de gente que usa software libre (¿evolucionar un poco más?), pero a medida que el grado de fanatismo y número de fanáticos aumente, el fin de nuestra causa no será más que una utopía…